NOTICIAS

Loading...

sábado, 2 de julio de 2011

DECIMO SEXTO: ELABORACIÓN DE UNA REFLEXION EN DONDE EXPRESEN EN QUE MEDIDA LOS TIPOS DE EVALUACIONES REVISADAS INVITAN A INTERACTUAR AL ALUMNO, AL MAESTRO Y A FORTALECER EL APRENDIZAJE.

DECIMO SEXTO: ELABORACIÓN DE UNA REFLEXION EN DONDE EXPRESEN EN QUE MEDIDA LOS TIPOS DE EVALUACIONES REVISADAS INVITAN A INTERACTUAR AL ALUMNO, AL MAESTRO Y A FORTALECER EL APRENDIZAJE.

La importancia de la evaluación es relevante en la vida escolar y social, pero en este caso se hablará de su relevancia en la planeación, para empezar ésta  debe de ser vista no solo como algo cuantitativo, y tampoco ver al alumno como una calificación, por lo tanto nos invita a involucrarnos en todo el proceso de las actividades y así poder tener un panorama más amplio para poder evaluar.

Así mismo el maestro debe tener en claro que va a evaluar.es decir tanto maestros como alumnos debemos llevar a cabo los 3 procesos de evaluación sobre todo la autoevaluación.  Sin dejar de lado la coevaluación y heteroevaluación, y así fortalecer el aprendizaje.

Es por eso que hay que tener en cuenta y a su vez hacer las adecuaciones necesarias para que el alumno desarrolle las habilidades y destrezas de aprendizaje, sin dejar de lado la evidente importancia de  la actualización del maestro, ya que esta es indispensable para la lograr mejores resultados y así poder evitar errores en su enseñanza.

Entre otras cosas el maestro deberá tener un alto dominio del aula, los materiales y recursos, y saber en qué momento deberá evaluar la enseñanza, ya que como sabemos esta se presenta en 3 momentos: al inicio, durante y al final del P-E-A, y Asi también saber, como, cuando y que evaluar.

Cabe mencionar que la evaluación debe ser  continua, real y llevarse a cabo con evidencias para comprobar que es fidedigna, ya que esto permite tanto a niños como docentes evidenciar  sus aciertos y errores, y además presentarlo como resultados obtenidos para los padres de familia para comprobar de manera acertada el porqué de la calificación, para esto es importante  partir de diversos instrumentos de evaluación como, listas de cotejo, exámenes, cuestionarios, etc.

Sin embargo hoy en día la importancia de utilizar una rúbrica con diversos rangos de evaluación para medir el aprendizaje esperado es indispensable, ya que esta permite observar de unamanera más completa el logro y alcance de los aprendizajes esperados y el cumplimiento de los objetivos.

De esta manera se invita a los docentes a participar haciendo conciencia acerca de la evolución dentro y fuera del aula, hacia sus alumnos, en todas las materias, en todo momento de la clase y finalmente utilizando el mejor instrumento el cual nos proporcionara los resultados más adecuados.





Tomado de “Ibargüengoitia, Jorge, (1990). Viajes en la América
ignota, (fragmento),


CUANDO HABLO CON personas más jóvenes que yo que pasaron por las mismas escuelas, llegamos irremisiblemente a la conclusión de que la época en que yo estudié es, comparada con la actual, la edad de oro de la enseñanza.
En efecto, muchos de mis profesores se han distinguido en la vida real. Uno de ellos es secretario de Estado, otro, subsecretario, otro fue durante muchos años jefe de un partido político, otro murió, y su nombre fue a dar en letras de oro en la entrada de un recinto público, etcétera. Otros de ellos, sin haber llegado a alguna cumbre burocrática o pública, han dejado huella en la educación mexicana, son autores de libros de texto, inventaron nuevos sistemas de formular la regla de tres, y uno de ellos adquirió fama por haber OBTENIDO EN CARRERA MAGISTERIAL EL PRIMER LUGAR EN PUNTOS ACERTADOS —RECIBIO ESTIMULOS Y UNA LAP TOP COMO RECONOCIMIENTO Y AHORA ES ATP EN SU ZONA ESCOLAR.
Lo que quiero decir es que, vista desde lejos, la educación que recibí es de primera. Vista en detalle, en cambio, presenta MUCHAS ESPECTATIVAS.
Uno de los éxitos académicos más grandes que tuve en la primaria ocurrió cuando cursaba el quinto año. El profesor Farolito, llamado así porque se le encendían las narices cada vez que NOSOTROS LOGRABAMOS LOS OBJETIVOS,EN ESA OCASIÓN hizo una pregunta de Geografía, que no sólo no recuerdo, sino que estudiando el mapa no puedo ni siquiera imaginar en qué consistió. Supongo que ha de haber estado formulada más o menos así: —¿Cuál es el río del Canadá que nace en las montañas N y desemboca en el lago M?
Se la hizo a un alumno que estaba sentado en la primera fila:
—El San Lorenzo —contestó el interrogado.
—NO PEQUEÑO ESE SE ENCUENTRA AL NORTE Y ATRAVIEZA CANADÁ —dijo el maestro y señaló al alumno que estaba sentado junto, para indicar que era su turno de responder.
—Saskatchewan —contestó éste.

—TAMPOCO PEQUEÑO  ESE SE ENCUENTRA  AL SUROESTE Y NO DESEMBOCA EN NINGÚN LAGO —contestó éste.
 A pesar de que Farolito usaba goma de tragacanto para aplastarles el pelo sobre el cráneo y en los bigotes para conservar las puntas retorcidas hacia arriba, todo se le empezó a erizar al ver el fracaso de su enseñanza.
Hasta que por fin me tocó el turno de responder.
—El Mackenzie —dije.
Farolito casi se desmayó de gusto.
—Dos puntos a Ibasgonguitia —ordenó. Nunca logró pronunciar mi nombre correctamente, YA QUE ES UN POCO DIFICIL DE PRONUNCIAR Y EL ES UN POCO DISTRAIDO, PERO LO HACE A PROPOSITO.
Me puso como modelo de aplicación. Como ejemplo de que basta con poner atención a lo que se dice en clase para saber las respuestas. Mi triunfo FUE más completo si no se le hubiera ocurrido al profesor pedirme que explicara a mis compañeros cómo había yo llegado a la conclusión de que la respuesta correcta era “Mackenzie”.
Yo expuse lo siguiente:
—Al hablar de los ríos del Canadá sólo se han mencionado tres nombres. San Lorenzo,
Saskatchewan y Mackenzie. Si usted ya había dicho que la respuesta correcta no era ninguno de los dos primeros, tenía que ser el tercero.
La nariz de Farolito se encendió: —¡MUY BIEN Ibasgonguitia! Y ME SONRIO COMPLACIDO

los dos puntos que Farolito daba eran algo que anotaba en una lista (DE COTEJO) [...] que TENIA SIEMPRE A LA MANO PARA CUBRIR SU FALTA DE MEMORIA, Y PARA TENER UN CONTROL DE CADA ALUMNO.
Yo era entonces un rollizo niño de diez años que usaba unos pantalones cortos que antes, siendo largos, habían colgado de cinturas más venerables. Pasaba seis horas diarias sentado en una banca con la mente en blanco. Si algo aprendí ese año, lo he olvidado
Recuerdo, en cambio, que Farolito llegó un día de bufanda y estuvo escupiendo en un paliacate que se guardaba en la bolsa. Al día siguiente faltó y estuvimos dos meses sin maestro y sin nadie que lo reemplazara. Los pasamos BIEN SIGUIENDO AL LIDER NATO DEL GRUPO QUIEN NOS COORDINABA EN LAS ACTIVIDADES DEL PROYECTO QUE EL MAESTRO HABIA PLANEADO PARA EL BIMESTRE y el prefecto de orden, el maestro Valdez, NOS ACLARABA LAS DUDAS.
El día que regresó Farolito, cadavérico, de abrigo, bufanda y sombrero, apoyado en un bastón de un lado, y del otro en su hermana, nos dio un gusto que nunca hubiéramos imaginado. SABER QUE SE ESTABA RECUPERANDO.

HASTA QUE DESPERTÉ DE LA CAMA Y ME DI CUENTA QUE SOLO ERA UN SUEÑO QUE ESPERO NO SE CONVIERTA EN PESADILLA REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada